Image
Italia ya trabaja en una nueva iniciativa para fomentar el uso de las bicicletas eléctricas y los patinetes eléctricos. Esta ayuda será de hasta 200€ a aquellas personas que decidan adquirir un vehículo eléctrico limpio.
En medio de las fases de desescalamiento del Covid-19, son muchas las personas que deciden apostar por un vehículo eléctrico de movilidad personal para evitar las aglomeraciones del transporte público. Estos vehículos facilitan el distanciamiento social, además de ser respetuosos con el medio ambiente. Son muy útiles frente a los atascos que pueden producir los vehículos convencionales y en el caso de las bicicletas, son una buena excusa para practicar deporte mientras realizamos nuestros desplazamientos.
Image
El gobierno italiano, que ya contaba con este tipo de ayudas en algunas zonas, quiere extenderlo a todo el territorio para impulsar la venta y uso de estos vehículos limpios. Ya son varios los países que han tomado iniciativas similares, nosotros esperamos que en España no tarden en tomar decisiones de la misma índole. La ayuda para la compra de estos vehículos de dos ruedas será de hasta 200€, aunque hay algunos requisitos como residir en una zona de más de 60.000 habitantes y, otro punto muy importante, desprenderse del coche en favor de un transporte más sostenible.
En nuestro país por el momento se ha quedado en una mera recomendación el uso de este tipo de vehículos personales para evitar contagios en el transporte público y de esta manera prolongar el distanciamiento social todo lo posible. Fue hace unos años, en 2013, cuando tuvo lugar el plan PIMA Aire en nuestro territorio, promoviendo de la misma manera la compra de e-bikes con ayudas de 200€, tuvo mucho éxito y pronto se acabaron los fondos. Ojalá pronto se vuelva a poner en marcha.
Image
Es comprensible que la situación que estamos pasando provoque un cambio de hábitos y costumbres, y la movilidad es uno de ellos. Gran parte de la sociedad decidirá desplazarse de forma independiente en la medida de lo posible, pero las ciudades no están preparadas para que todos usemos nuestro coche. Si ya teníamos atascos antes del Covid-19, haceros una idea de cómo sería si sólo la mitad de las personas que usan el transporte público, vuelven a usar el coche.  Es importante que se tomen decisiones como este tipo de ayudas, seguir promoviendo la ampliación del carril bici y animar a la población al uso de vehículos eléctricos de movilidad personal.