Image
A pesar de que nuestras bicicletas eléctricas son un vehículo bastante sencillo, tienen que cumplir con determinados aspectos para ser considerados como tal. En gran parte estas referencias ponen líneas rojas para la construcción y diseño de una bicicleta eléctrica con asistencia a la pedalada. En caso de que alguna o algunas de estas premisas sean superadas, la bicicleta pasaría a considerarse ciclomotor, con las repercusiones legales que ello conlleva: Matriculación, seguro, permiso de circulación, etc…
En realidad son pocas las condiciones para que nuestra bicicleta eléctrica sea considerada legalmente como tal y comparte algunas con las bicis convencionales. Por ejemplo, sigue siendo imprescindible contar con luz de posición trasera y delantera para las horas de menos luz, entre la puesta y la salida del sol.
Image
Donde más se hace incapié para la normativa de estos vehículos ecológicos es en el funcionamiento y potencia de su propulsor. Este no puede sobrepasar los 250w de potencia (seguro que os habíais fijado en nuestros reviews que casi todos los modelos tienen esa potencia de motor) y sólo puede estar activo para asistir la pedalada, es decir, que sólo entrará en funcionamiento cuando los pedales están en movimiento. 
Además debe contar con algún tipo de sensor que provoque su apagado en caso de llegar a la velocidad máxima permitida para una bicicleta eléctrica: 25 Km/h. No quiere decir que frene nuestra marcha una vez alcanzada esta velocidad sino que dejará de prestar asistencia. Cuando la velocidad vuelva a estar por debajo de los 25 Km/h entrará de nuevo en funcionamiento.
Image
Otro detalle importante para su fabricación es que el peso de todo el conjunto de la bicicleta eléctrica no puede superar la barrera de los 40Kg (por supuesto, sin contar al ciclista).
Como os indicamos anteriormente, para manejar una e-bike por ciudad, no es necesario ningún tipo de permiso de circulación o seguro de responsabilidad, aunque si tenemos algún percance tendremos que hacernos cargo de los daños causados. Tampoco es necesario matricular nuestro vehículo eléctrico, ya que si cumple la normativa para bicicletas eléctricas con asistencia de pedalada, no será considerada como vehículo de tracción.