carril bici

El carril bici tiene algunas características importantes que principalmente están relacionadas con la seguridad del ciclista, no compartiendo este tipo de vía con otro tipo de vehículos o peatones, permitiendo de esta manera que podamos circular con mucha tranquilidad, si no estamos acostumbrados a circular en la calzada acompañados de los grandes vehículos a motor, desde motos hasta grandes autobuses y camiones. Pero lo cierto es que las características del carril bici no permiten cumplir el distanciamiento propuesto tanto con los ciclistas que nos cruzamos en vías bidireccionales, como al adelantar a otros que circulan por nuestro mismo carril.

Desde hace tiempo son muchas las voces de ciclistas más experimentados que defienden otra propuesta más sencilla de implementar en muchas ciudades y que en esta época de distanciamiento social está ganando mucho peso y es el carril bici compartido con vehículso. En algunas ciudades este tipo de carriles están implementados desde hace tiempo y permiten un carril más seguro en la calzada para los ciclistas. Se trata de un carril con velocidad limitada a 30 Km/h (aunque a algunos conductores se les olvida) que nos permite circular con cierta tranquilidad junto con los aún humeantes vehículos de combustión. 

carril bici distancia social

Debido a la antigua construcción y planificación de muchas ciudades, sobre todo en las partes históricas, construir un carril-bici independiente se convierte en una tarea prácticamente imposible, por lo que muchas ciudades optan por este tipo de carril en la calzada para poder adaptar las necesidades de todos los vehículos. En calles de sentido único también se suele limitar la velocidad por las mismas razones, además que la ralentización del tráfico permite reducir tanto las emisiones de gases contaminantes como la contaminación acústica que muchas veces queda olvidada en un segundo o incluso tercer plano.

Ya hay algunas ciudades como Amsterdam, con un gran peso en cuanto al número de bicicletas, que han tomado medidas para dejar temporalmente inactivo el uso habitual del carril bici. Ahora los ciclistas pueden usar la calzada para circular, permitiendo de esta manera una mayor distancia entre ellos, y los peatones pueden caminar por el carril bici, aumentando también la superficie disponible y por tanto permitiendo una mayor distancia entre las personas. Debemos indicar que esto es sólo posible cuando el carril bici está situado justo al lado de la acera para que los viandantes puedan acceder a él fácilmente. Si se encuentra situado entre dos carriles de la calzada (por ejemplo carril-bus y el primer carril normal) no sería posible que los viandantes accedan de forma segura. 

De esta forma se retoma la pregunta de carril-bici separado o compartido con el tráfico. Aunque en un principio circular por la calzada con otros vehículos se presenta como una tarea peligrosa, lo cierto es que si cumples las normas de circulación y te haces visible para el resto de vehículos, pronto te acostumbras a circular con fluidez y sin miedo aunque tu velocidad (sobre todo en grandes pendientes) no se iguale al resto de coches, autobuses, etc.

carril bici 30 distancia social